Buscar
  • WonderVíctor

Mi Camino. Día 29. (Santiago de Compostela - Madrid)


Jueves 23 de agosto de 2018 (Santiago de Compostela – Madrid)


Por fin en casa. “Hogar dulce hogar”


Todavía no me creo peregrino ni me doy cuenta de lo que he hecho.


El día ha discurrido de lo más normal. Madrugón para conseguir “la Compostela”, pasarme a dar el último saludo al apóstol por la Catedral y vuelta a desayunar en el centro con Nico.

Y aquí se acabó. Nico a coger el bus hasta Arzúa y yo, a coger el tren peregrinando en un taxi a la estación.


No sé describiros la sensación encontrada la llegar. Sabes que has conseguido algo, no sé si grande, o quizás loco. La verdad sea dicha, ¿quién se puede permitir pasar un mes caminando? Creo que todos los que lo hacemos del tirón, llevamos una pequeña tara con nosotros, cada uno la suya, por eso hay “tantos Caminos de Santiago, tantos como peregrinos lo echan a andar cada año”, y lo malo, es que no sabes por qué tienes una sensación de poderlo haber hecho de otra forma, quizás sea ese el poso que deja a la mayoría de los peregrinos para que vuelvan a intentarlo.”


Lo único que sé, es que el Camino acoge a cada peregrino, pero también lo echa a su antojo. Hoy me acuerdo de Ton, que estoy seguro que lo acabará realizando con alguno de sus hijos. El apóstol tenía claro que Ton no podía acabar sus 3.000km de Camino de Santiago acompañado de este palentino barbudo, sino de alguien que tuviera un sentido para él. Por cierto, gracias por tu dedicatoria con el vídeo Ton.



Yo, por eso, agradezco al Camino que me haya respetado, ya que será muy difícil que se me vuelvan a juntar todos los astros y pueda disponer de un mes para hacerlo de nuevo o probar con otro.


Sé que es de perogrullo, pero este camino no lo he caminado sólo, y sé que papá estaba al lado del apóstol dándome todas las fuerzas posibles y no dejándome en ningún momento caer fuera del camino.


Gracias papá”.



28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo