Buscar
  • WonderVíctor

Mi Camino. Día 7. (Navarrete – Santo Domingo de la Calzada)


Sobre el papel 37.9km, pero realizados 45.3km (Navarrete – Nájera – Azofra – Cirueña – Santo Domingo de la Calzada)


“Por ahora, de largo, la etapa más dura. La suerte es que nos acompaña el tiempo (algo que ya valorábamos) Hablo en plural porque organicé la etapa con Ton, un holandés que me encontré hace un par de jornadas en Villamayor de Monjardín, y he coincidido también con él en Viana.


Tenemos algo bueno al caminar, que es el ritmo. Cada uno a lo suyo, pero paramos a la vez para hacernos compañía.


Con respecto a la etapa, hemos madrugado mucho, a las 05:00h estábamos fuera, por lo que el primer tramo del camino hasta Nájera no nos hemos dado ni cuenta. De hecho, Ton se ha dejado olvidado el sombrero en el albergue, pero por no despertar al resto de peregrinos, lo ha dejado allí (seguro que a alguno le viene bien me dice 😊)


El camino muy entretenido, porque por pueblo que pasábamos, historia al canto que caía. Aquí es cuando echo de menos no haberme traído una guía. Cualquiera que vea a un holandés de 65 años explicando historia de España a un palentino de 38 no da crédito 😊



Hoy, que ha sido la etapa más larga, aun yendo en compañía, como tampoco caminamos en paralelo, he tenido tiempo para conectar todos los aprendizajes que ya me ha dejado el camino.


1. Todos tenemos un objetivo a la hora de querer llegar a Santiago. Unos queremos abrazar al Santo y otro no, pero cada uno tiene su historia. Eso que le ha empujado a llegar hasta aquí.


2. Aquí no valen los apegos y simpatías, sino la empatía y desapego. Vamos a conocer mucha gente, con la que compartiremos muchas conversaciones y a los que no volverás a ver en tu vida. Nos hace vivir el presente con la intensidad que se merece. A mí ya no me valen los teléfonos. Le quita el sentido. Aprovecha tu presente para sacar el mayor jugo posible, pero mi tarta no la quiero agrandar más. El que mucho abarca, poco aprieta.


3. Salen a relucir nuestros valores elementales, empezando y girando todos alrededor del respeto.


4. Y por supuesto, algo que tengo muy estudiado de este año. Esa orientación a objetivos no te sirve de nada si no hay una buena planificación y organización detrás.


Hoy, y sobre todo después de una larga conversación con Ton, me doy más cuenta que estoy en el “buen camino”, que no me deben preocupar las cosas que no me deben preocupar, que las pequeñas cosas son las que hacen grandes el día a día y que nuestras prioridades deberían ser como los mandamientos.


Hoy ha sido un día reflexivo que me ayuda a estar mucho mejor preparado mentalmente para afrontar lo que me queda.


Te quiero papá.”




1 vista0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo